Alpes Oróbicos, autocaravaning Lombardia

Qué incredibile viaje! Son las palabras con las que tu memoria resume el recuerdo del viaje por la región de Lombardía, los no tan conocidos Alpes Oróbicos y los maravillosos lagos del norte de la Bella Italia.

Con llegada tormentosa, y no sólo por la lluvia, llegar a Lombardía en pleno otoño más bien tirando a invierno implica que el turismo no sea el que en otra época del año se puede recibir y por tanto los servicios quedan igualmente reducidos de forma que el destino te lleva; y puede ser que te lleve sin programarlo al más idílico de los rincones.

Los primeros rayos de sol de la mañana entran por la pequeña ventana pegada a tu costado, abres los ojos y ves el precioso Lago d’Isseo y tu cerebro solo te lleva a una acción, te empuja, porque puedes, solo tienes que abrir una puerta y bajar un par de escaleras.. Buongiorno mondo, buen hermoso día.

Amanecer en el Lago D’Isseo

El sentimiento en ese instante es más que apacible, la naturalidad con la que empieza el día en ese rincón del planeta hace que el momento no pueda pasar desapercibido para tu memoria.

Desde Riva di Solto, aunque te invada la perfecta sensación de cuando te encuentras entre montañas, no es posible percibir ni predecir la sensación que te envuelve cuando llegas a la región alpina; los Alpes Oróbicos se consideran prealpes pero su belleza no tiene que envidiar a lo que precede. Pararte en uno de sus pueblos o descansos de carretera solamente para observar es un verdadero espectáculo al que ninguna cámara o explicación hace justicia, sólo los ojos lo ven. Y aunque no sea el corazón de Suiza ni el tirol austriaco, podría en algún momento parecerlo.

Alpes Oróbicos

Todo el mundo conoce las ventajas de una autocaravana, pero hay destinos que hacen que percibas esas ventajas todavía con más fuerza; recorrer las carreteras de los lagos y decidir dónde situarías tu propio restaurante, no tiene de verdad precio.

En el recorrido que lleva a conocer todos los singulares lagos del norte de Italia, es fácil pasar de la región de Lombardía a la de Veneto con una banda sonora que bien podría ser la suave música de Enya por la facilidad con la que te deslizas por esas carreteras de bellos paisajes.

Llegar al Lago di Garda, y descubrir un ambiente diferente a los anteriores, con la sensación de que el postín tiene también cabida entre la naturaleza.

Los carteles que indican los kilómetros en la carretera son en realidad un reclamo, ya que es inevitable no acercarse a conocer también la ciudad de Romeo y Julieta, hermosa Verona con sus cartas a  Giulietta.

Cartas a Julieta

Un viaje de escasos cuatro días que se torna grande en la memoria, y es que como reza la frase de nuestro refranero, lo breve, si bueno…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *