Acepto la vida

Acepto la vida

Que sea lo que tenga que ser, acepto la vida. Porque muchas veces nos empeñamos en complicar el día a día, pues yo quiero aceptar la vida. Sobre quién es el agente principal de las cosas que nos pasan a lo largo de nuestro camino, discrepo en según qué momentos conmigo misma, somos nosotros sí, no cabe duda que nuestras acciones generan momentos, situaciones, sentimientos, y efectos de todas las formas sobre otras personas; pero más allá de todo ello también nosotros recibimos eso, a veces en forma de bien otras en forma de no tan bien, se puede llamar destino o simplemente devenir de las cosas, pero sea de la forma que sea, vida.

Vida, porque son experiencias de mil formas, de mil colores, de distinta intensidad, y que aunque nos guste más o menos, dependiendo de la vivencia, siempre van a ser finitas. Por eso no entiendo o no quiero entender, una manera de vivir en sufrimiento, constante, a veces con más motivo pero otras tantas por cosas que se nos deberían antojar insignificantes, en nuestras relaciones, en nuestro trabajo, en nuestro día a día.. Que es verdad, que prácticamente en el cien por cien de las situaciones somos nosotros el principal agente causal, de manera directa o indirecta, pero es la consecuencia de vivir cada día, sobre todo como seres emocionales que somos; con más o menos intuición a veces, que no es otra cosa que el abrirnos a nuestros sentidos, como bien me explicó un muy buen amigo.

Al final siempre acabo en la misma reflexión, en serio si de repente te dijesen que se acaba tu vida, en serio ¿le darías importancia a las cosas que hasta ahora le has estado dando? Difícil.. y no lo entiendo, no entiendo las trabas que nos ponemos a todo, vivir es mucho más sencillo, mucho más, diría que la clave está en abrir los ojos tanto externa como internamente; hacen falta ejercicios sinceros de introspección y si todo el mundo llegásemos a hacerlo bien, sabríamos ser capaces de vivir de la forma que realmente tenemos la oportunidad, porque el mero hecho de despertarnos cada día en según qué circunstancias es un regalo.. Ya se dice, “el hoy es un regalo, por eso lo llaman presente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *